martes, 26 de enero de 2016

¡Emoción, clave para tus clientes!

Han tardado mucho los grandes gurús en darse cuenta de cuál es el verdadero valor de las exposiciones, empresas, proyectos, en fin, de todo cuanto se hace.



De un tiempo aquí, observo en los blogs de grandes profesionales que alternan sus poderosos conocimientos en diferentes materias con post dirigidos o conducidos sobre las emociones. Están en pleno proceso de expansión y han acertado de lleno. Si hay algo que mueve al mundo son las emociones, estamos habidos de emociones, todo en la vida pasa por la parte emocional, hasta de aquellos que muy fríos se muestran, hasta ellos también dependen de las emociones.




Cuando profesionales reconocidos deciden incorporar estos post en sus blogs, llevan a cabo una estrategia de empatía con el público, es una manera con cierta garantía de éxito el trasladar los conocimientos y las oportunidades que se puedan crear en un futuro. La suma de su experiencia, sus conocimientos y la base emocional, atraerán más si cabe al público objetivo hacia sus intereses.



Me encanta verlo, porque realmente no hay negocio sin emociones, no hay vida sana sin emociones, no existe relaciones sin emociones, por lo tanto son necesarias en cualquier estrategia que llevemos a cabo. Todos somos especialistas en emociones, las hemos vivido, compartido, sufrido, disfrutado, etc… a eso hay que sumarle nuestra puesta en valor de nuestros conocimientos profesionales y así conseguimos el mejor cóctel posible.


“Las emociones son la mejor herramienta de vida, necesarias como el aire, lucen al ritmo de nuestro querer”


Cualquier proceso de compra tiene por base la emoción, puede ser un producto necesario, pero es inevitable que le apliquemos la emoción para llevarlo a cabo. Estamos en rebajas y nos dedicamos a comprar por impulsos, si vemos algo que nos gusta en un escaparate no usamos la cabeza, pasamos y lo compramos. Así podemos enumerar una cantidad importante de situaciones en la vida de cualquiera de nosotros. La verdad de todo esto es que sin las emociones no vivimos.



Para poder avanzar en la vida tenemos que hacerlo en base a las emociones, debemos estar ligados a ellas, disfrutar y ser absorbidos por cualquier situación emocional que rompa nuestro día a día racional.




Para todos aquellos que empiezan con un negocio, para los que ya lo tienen, para los que trabajan por cuenta ajena, para los que sueñan, para los que sonríen, para todos vosotros que leéis estas letras, poner emociones en vuestra vida, en vuestro trabajo, sacar de vuestro corazón lo que más se siente y ponerlo en valor junto a vuestros conocimientos para conseguir disfrutar de vosotros y hacer disfrutar a los que os siguen.




Foto: Pixabay