lunes, 25 de marzo de 2013

¡Estamos NO Educados!


Desde que tenemos uso de razón, es más, desde que nacemos, ¡si, si! Desde el mismo momento que nacemos, escuchamos esa palabra tan utilizada por todos, siempre oímos la palabrita que nos trae por el camino de la amargura durante toda nuestra vida, ¡si, la misma!




Que si estas en la cuna, que NO  te pase algo,  que si creces un poco, que No te metas nada en la boca, cuando ya corres, que No te caigas; sigues en tu avance de la vida, que No metas los dedos en los enchufes, (¡que ocurrencia!), si vas al cole, que No te fíes de nadie, que No cojas nada; pasamos de primaria y empezamos a despuntar, que No llegues tarde, si eres  adolescente, que No bebas, que No fumes, que No llegues tarde, que No hagas el tonto; mayoría de edad, que No te drogues, que No corras con el coche (¡con el caso que hacemos todos!) y que No seas padre antes de tiempo, ¡tranquilos!, que seguimos en racha, si tienes novia, que No te vayas de casa; tienes trabajo, que No te echen (como si fuera decisión nuestra, claro), te independizas, que No lleves a cualquiera a casa (¿para qué creéis que nos independizamos?) ya independizado y evento familiar, que No llegues tarde, que No bebas, que No te drogues, que No corras, (¡uff! Esto ya lo hemos pasado antes,¿ No?) En fin, veremos qué No cosas tenemos que seguir haciendo o …. No!

 ¿Podéis contar cuantos No habéis leído en este escrito?, si, ¡el del título también cuenta! ¿Cuántos os salen?

Nuestros mayores lo han hecho perfecto, nadie les enseñó, no tenían herramientas ni ayudas, pero Si han sido listos, y nos han enseñado lo que No debemos continuar, ¿Y nosotros? ¿A que esperamos? ¿Qué queremos para los que nos siguen? ¿Honraremos a nuestros mayores con el cambio a positivo? Es el momento, ahora es cuando debemos imponer el Si como educación.

Si, quiero mejorar la calidad de los que vienen, Si quiero preparar un camino donde se pueda trabajar sin miedo, Si voy a erradicar mis errores, Si tengo que disfrutar de mis momentos, Si vamos a crecer humanamente, Si abriremos las puertas al compartir, Si ayudaré desinteresadamente, Si hablaré, Si escucharé, Si correré de la mano con los que vienen y los que me trajeron, Si quiero ser feliz, Si conseguiremos traspasar la barrera de lo malo, Si veré aumentar el mundo, Si escucharé el Éxito de mis cercanos, Si valoraré lo que me quieren enseñar, Si seré quien quiero ser, Si lucharé por una sonrisa más, Si me desplazaré para abrazar a un amigo, Si cogeré el hilo positivo de la vida, Si, por supuesto que Sí, quiero amar y Si, quiero que me amen, Si quiero que me quieran como yo os quiero, Si quiero cambiar el formato educativo para mejorar lo anterior.

Bueno y ahora, ¿habéis contado los Si del escrito? ¿muchos?

¡Ahora Si, eh!, muy bien, ¡Enhorabuena! El resultado está en vosotros, y en como lo veáis, si hemos aprendido la lección, será positivo, sino, seguiremos viendo la palabrita que nos acompaña desde que nacemos.


¡Que os sale positivo!, ¡perfecto! Eso es, que en un par de párrafos hemos conseguido entender lo que tenemos que cambiar en nuestro día a día, cambiar el No por el Sí, os invito a hacer la prueba, en vuestro negocios, trabajos, casas, charlas con amigos o cualquier situación que se dé, cambiar la postura negativa por la positiva,¡ modificar la forma, y cambiará el resultado!, es un hecho demostrado, ahora solo queda, que sigáis vosotros este camino, y empecéis a enseñárselo a los demás. Es el camino del ...