martes, 15 de abril de 2014

Hache Confundida

Pasan y pasan los días, semanas y meses, todos juntos hacen que transcurran los años y seguimos sin entender el significado de ciertas cosas, circunstancias y situaciones. Estamos empeñados en llevar razón a toda costa, casi como si eso fuese darnos un poder absoluto sobre el resto de las personas, pero siempre queremos llevar razón en todo.




Hago balance sobre una gran diferencia de palabras que casualmente empiezan con la letra "hache", me paré a reflexionar y la verdad es que me trajo suficiente argumento para poder escribiros este post. Todos sabemos el significado de lo bueno y lo malo, todos sabemos lo que duele y lo que no, pocos son los que miran el daño que pueden causar y sin embargo todos sabemos los que nos duelen las cosas cuando las recibimos. Todo pasado por unos momentos de diferentes estados, represión, angustia, ira, decepción, rabia, etc… pero todos los estados mencionados son aquellos que nos pueden hacer equivocarnos en una milésima de segundo frente a cualquier persona o situación.




Hay personas que también van cubiertas con un manto de "hache", son personas que aparentan ser y no son, son aquellas que muestran una sonrisa en público y no paran de llorar en privado, personas que andan con una situación incómoda o difícil y en vez de pedir ayuda para mejorar su situación prefieren “vender humo” e intentar tapar la realidad, quizás por miedo a perder peso en su imagen pública o que cambien sus amigos y contactos de opinión porque ya no parezca tan importante. No entiendo porque utilizamos una versión tan "hache" para suplir la naturalidad, yo en esta situación me digo: ¡Qué mejor sensación que demostrar que sabes salir de una situación adversa!  Me sigue dejando cara de confuso el mero hecho de que la hipocresía que se escribe con hache sea precisamente la que sustituya a la humildad que procura naturalidad.

"El hombre emplea la hipocresía para engañarse a sí mismo, acaso más que para engañar a los otros"
                                                                                                                        Jaime Balmes 


Porque siempre que tenemos la oportunidad de poder elegir, lo hacemos mayoritariamente en postura hipócrita, confundimos la hache, tal y como titula el post,  imponemos la hipocresía ante la humildad, las dos se escriben con hache pero son totalmente diferentes, tanto que separan mucho al grupo de personas que les corresponde, el grupo de personas que defienden la hipocresía son precisamente los que critican a los humildes, los tachan de sin sentido, sin valores, sin posesiones, sin nada que a ellos les interese, pero claro, es tan fácil criticar aquello que sabes que no tienes, es tan fácil vivir con la máscara de la apariencia para señalar con el dedo a aquellas personas que son verdaderamente humildes, que lo único que consiguen es señalarse a ellos mismos como detractores de su propia vida. Sois hipócritas y nunca salvo milagro de reconocimiento  conseguiréis ser verdaderos.



La gran diferencia está en los humildes, personas que a pesar de no vivir en una buena situación, se ofrecen para ayudar, para dar, para entregar, no se dan valor y lo tienen y mucho. Es así como una persona humilde demuestra que con sus hechos hablan y no señalan, tan solo facilitan que los hipócritas se señalen solos y no lleguen a ninguna parte en su cruda realidad.






Dejemos de confundir la hache, no es lo mismo hipócrita que humilde, yo me quedo con mi hache la de humildad, porque veo que la hache de hipócrita está muy usada, tiene mucha demanda, lo que me da un plus de tranquilidad es que a pesar de todo, me sigo encontrando con mucha humildad en las personas. Gracias a todas ellas por dejarme ver que el mundo no está tan loco como para creer en los hipócritas.


     “Ser humilde es un valor, ser hipócrita una decisión”