domingo, 23 de marzo de 2014

El Ejemplo: Adolfo Suarez

Gran pérdida la que hemos sufrido en el día 23/03/2014, se nos ha ido el Presidente, se nos ha ido el Padre de la Democracia, se nos ha marchado con todo lo que tenía y todo lo que nos ha enseñado.




No voy a hablar de política y ni si lo hizo bien o mal, no voy a entrar en juegos que no llevan a ninguna parte y en cambio son propicios para cualquier guerra dialéctica. Voy a escribir sobre la persona, sobre el hombre, ese ser humano que introdujo en España la cordura, las inteligencias, tanto la mental como la emocional, ese señor de gran carisma que brindo su sabiduría a su país, a sus compañeros, a sus amigos y a sus enemigos, no porque los tuviera como persona sino por convertirse en quién fue.



Cuando alguien de su talento coge el pulso más importante de la historia de nuestro país, cuando estando en el punto de mira se auto-gestiona y empieza a ordenar la difícil tarea de dar un peso a una nación entera, cuando vivida una situación como la del golpe de estado y aun en esa situación mantiene su postura, mediante el dialogo, el saber estar, la conducta de la tranquilidad pasada por la cabeza para paliar ese momento de tensión, eso es un hombre de pies a cabeza, un ejemplo a seguir, cuando alguien tan importante como él y con el cargo que tenía en esos momentos es capaz de hacer y actuar como hizo, ¿qué parte no hemos entendido ese pueblo que nos hemos beneficiado de su valentía y saber hacer?



Cuando hablo de Adolfo Suarez, no lo hago con ninguna ideología política lo hago desde el respeto y la admiración total por su figura, cuando me atrevo a escribir sobre tan maravillosa persona es entre otras cosas, porque estoy convencido de que ha sido un verdadero ejemplo para todos y sin embargo no le hacemos caso ninguno. Desde el Palacio de Congresos hasta cualquier mínima discusión en cualquier calle de España. Cuando hablo del Sr. Suarez, hablo de inteligencia pura, de un gran baluarte que por saber, fue el único que supo salir por su propio pie por el bien de su país. Porque así él lo entendía y así él lo hizo.



A la memoria de una gran persona, de un gran ejemplo, del único Presidente de verdad en honestidad y amor a su querida España. Y con un mensaje de agradecimiento por marcar la gran diferencia que hasta la fecha ninguno de sus sucesores ha tenido la valentía de honrar.




         Descanse en Paz Sr. Presidente.