miércoles, 12 de noviembre de 2014

Corrientes y Ciclos

La más importante corriente que existe es la que a uno le mueve a seguir avanzando y creciendo, más si consigue convertirlo en un ciclo constante y a ser posible que sea renovable con nuevas aptitudes de crecimiento y una sostenibilidad de esa actitud principal del buen ser humano.


Todos entramos y salimos en ciclos y corrientes que no controlamos y nos vemos ligados a unas direcciones que no queremos llevar,  pero no somos capaces de buscar el momento de parar y hacer valer nuestro propio criterio y nuestra razón de continuar por un camino deseado. Así es como empiezan los desvíos personales y emocionales.
Tenemos que tener mucho cuidado con las ideas ajenas que nos ponen delante como oportunidades  dejando de lado la mejor, la tuya propia. Todos quieren lo mejor en el menor tiempo posible, ganar mucho, trabajar poco y ser más importante que el resto dando igual de que estés hecho ni cómo. La historia por desgracia no es cíclica, se da habitualmente en todos los rincones del mundo. Y es algo al alcance de todos los públicos, hasta los más pequeños los sufren, ¿saben cómo se llama esta situación en los más pequeños? La respuesta es Educación, somos los máximos responsables de cuanto piensen y actúen los niños. Por ejemplo si hay racismo en niños, no les culpen a ellos, hacen lo que ven y lo que oyen.



Pero también está la parte menos mala de estas famosas corrientes o  ciclos positivos, todos nos ponemos contentos, todo sale bien a la primera, nada importa y esto marcha.
¿Somos conscientes de que porcentaje de culpa tenemos en nuestras corrientes y ciclos? Es muy importante ser consecuente con nuestros pensamientos y nuestros movimientos. En realidad lo que marca nuestro devenir es esto, pensar positivo sea cual sea la situación y empezar a moverse de forma constructiva para paliar una mala situación, así como mantener una circunstancia satisfactoria y poder así construir un ciclo anclado en la base del crecimiento para  establecer una corriente de valor y superación hasta convertirla en un ciclo ganador.


“Todo esfuerzo es tal hasta que lo convertimos en hábito”


La primera corriente que debemos seguir es la de nuestro corazón y el ciclo más importante es el que nos guíe el corazón, ambos están construidos por valores y principios que son esenciales para no olvidar nunca de dónde vienes y hasta dónde quieres llegar.


“El Éxito no está al final del camino, más bien durante el caminar”



No olvides que tú eres tu propia corriente y el dueño de tu ciclo, empieza a recorrer tu propio camino.