martes, 23 de julio de 2013

Fanáticos de lo Positivo

¡¡Siiiiiiiiiiiiiiiiii!! Esa es la primera palabra que vamos a leer en este post, porque realmente es la base de cualquier postura positiva, y así es como hay enfrentarse a cada segundo de la vida.

                   
                

Ante la situación incómoda, un beneplácito a la postura positiva!! Siempre vamos al contrario, y siempre remando en sentido opuesto a lo que nos hace felices, pues es momento de  remar en el sentido correcto y de buscar nuestros propios SI. Siempre que tengamos una situación adversa, tendemos a empequeñecernos y hundirnos en el miedo, cuando todos sabemos que para salir de esa situación hay que levantar la cabeza y coger lo que popularmente conocemos aquí como “coger el toro por los cuernos”, en vez de achicar hay que agrandar.

Es momento de cambio, eso leemos en los periódicos, oímos en la calle, y vemos en las televisiones, y estoy de acuerdo totalmente, de verdad que SIIIIIIIII. Pero porque exigimos a los demás esos cambios y nosotros seguimos actuando de igual manera. No lo entiendo.

Pongamos unos ejemplos:

        Nos llaman para una entrevista,  ¿qué pensamos?, eso mismo que estáis pensando ahora mismo, ¡habéis acertado! Pero este es un post positivo, y no lo voy a poner. En cambio, si pensáramos que tenemos una gran oportunidad y que debemos mostrar nuestra mejor versión, quizás nuestro ego subiría, nuestro prisma sería diferente y nuestra manera de ser y comportar puede aportar valor ante el entrevistador.



  Vamos al médico, ¿qué pensamos?, ¡muy bien! Todos en la parte menos buena, pues claro si se da el caso desgraciadamente, viene acompañado de un ¡ya lo sabía yo! Pues es momento de cambiar, y pensar en una postura positiva, un rato de charla con el doctor y que te diga que no te quiere volver a ver hasta dentro de un año para otro chequeo, y entonces saldremos con una alegría pasmosa y que generará en nuestros círculos más cercanos una corriente de energía positiva que muchos agradecerán.


        Nos llama el Jefe. Puff!! ¿ahora que pensamos? ¡Eso es! ¡También lo acertáis! Pues si tú estás trabajando bien y aportando tus valores en tus responsabilidades, y vas con alegría, puede ser que te llamen para proponerte algo nuevo, o para simplemente reconocerte tu esfuerzo. ¡Si, si, ya lo sé, no es común! ¡Pero eso no significa que tu postura tenga que ser siempre la contraria!

         Nos llaman del Banco. ¡Aquí lo tenemos claro todos, eh! Pues nada, que no cambiamos nuestros feos hábitos, a lo mejor es lo hacen para darte una buena noticia, e incluso para ofrecerte algo novedoso. ¡Si, también lo sé, técnicas de marketing para que gastes! ¡¡Pero no es lo que tú pensabas, y eso es una alegría!!



En definitiva, que todos seguimos en la parte contraria de lo que sabemos que hay que hacer para salir de situaciones delicadas. Y nos empeñamos en seguir así, ¡para poder no sé qué y no sé cuándo! porque lo único que conseguimos con eso es aumentar nuestra disposición contraria.
Si es cierto que es el momento del cambio en todos los aspectos, es muy importante predicar con nuestro propio cambio, así que, miremos dentro de todos y cada uno de nosotros, y empecemos a mirar de una manera positiva tanto lo bueno como lo no tanto, y así podemos experimentar sensaciones nuevas, regeneradoras e ilusionantes de cara a nuestro futuro inmediato.


“La positividad de nuestra postura ante la adversidad, marcará el resultado de la solución”
               




                       Recordar que todo esto empezó con un SIIIIIIIIII. ¡Actúar!