lunes, 21 de octubre de 2013

El Mejor Viaje



Horas y horas pasamos al cabo de
los días para preparar un buen viaje.
Tenemos en cuenta los detalles, 
queremos en todo momento tenerlo controlado, 
que no se nos olvide nada
y que salga todo perfecto.


Cuando nos proponemos viajar lo primero que hacemos es pensar ¿dónde? Siempre intentamos elegir el sitio más bonito, el que más nos va a gustar, el que más nos va a satisfacer e incluso el mejor viaje que hayamos planeado jamás.



Siempre que tengo oportunidad en las sesiones de Coaching y hablamos de viajes, tengo por costumbre recomendar un viaje muy especial y muy bonito, es un viaje diferente. Hoy quiero compartirlo con todos vosotros. Me apetece extender ese viaje a todos para que podáis realizarlo también.



Lo considero el mejor viaje del mundo. En el trayecto vais a sonreír unas cuantas veces, vais a pasar por lugares fantásticos, vais a hablar con muchas personas que os van a enseñar muchas cosas, vais a conocer detalles muy importantes… También tendréis que descansar y lo haréis eligiendo los mejores lugares. Tendréis los mejores amaneceres y las más bonitas sensaciones durante todo el recorrido. Lo importante de este viaje es que os detengáis en los detalles más pequeños, esos que cuando te das cuenta son los más importantes.



Este viaje es tan bonito que su punto de partida nace de un sentimiento y se desarrolla por el tránsito de circunstancias muy peculiares y situaciones tan especiales que la propia experiencia te genera una sensación de bienestar, que nada ni nadie puede dejar de sonreír. Una vez que llegas a tu destino, una vez que lo has recorrido, te sientes en un estado de paz y cuando vuelves a tu punto de partida, lo haces totalmente renovado, recargado de pilas y con una perspectiva fantástica y maravillosa para afrontar nuevos retos en la vida y encaramar tu camino con una elegante forma de mirar y andar, sintiéndote mucho más especial que nunca. Sin duda este viaje es algo fuera de lo normal, algo que nadie debería dejar de hacer.



Hoy es un gran día. Todo aquel que se detenga a leer este post tiene el viaje pagado, está totalmente invitado a realizarlo y mucho más a disfrutarlo.
Solo me queda deciros el destino del viaje y lo que necesitáis para llevar durante todo su recorrido. Pues bien, ese Gran Viaje es a vuestro propio Corazón. Ya podéis recorrer el mejor camino del mundo. Mirad dentro de vosotros, encontraréis todo lo bueno que necesitáis: detalles, cariño, vivencias, experiencias, amistades y algo muy importante es que vais a encontraros a vosotros mismos. Muchas veces nos olvidamos de dónde venimos, de nuestros propios valores, de los kilómetros de pasos dados por la vida, de la gente con la que hemos disfrutado y vivido, de las sonrisas y complicidades que hemos tenido en nuestra vida. El amor que hemos recibido durante todo este tiempo está registrado en nuestro corazón.



El mejor viaje del mundo es hacia nuestro propio interior, es donde más seguros estamos y donde más sensaciones bonitas vamos a encontrar. Es momento de hacer un alto en el camino y coger la paz, la tranquilidad, un buen momento de relax, un fondo musical acorde para el viaje, tumbaros en la cama y nada más lejos de lo que podáis soñar, recrearos en vuestro propio camino. Porque todo camino, por muy negras situaciones y vivencias que contenga, estará cubierto de alegría y gloria si nosotros lo decidimos así. Tenemos una montaña de recuerdos bonitos para traerlos de nuevo a nuestra vida.



“Todos los días nos cuidamos el cuerpo, el pelo, etc… ¿Por qué no lo hacemos con el corazón?”





Estáis invitados a este fantástico viaje, tan maravilloso como necesario para todos. Solo debes querer realizarlo, llegar al fondo de tu corazón y recuperar tu sintonía por la que ya llevas muchos años bailando en la vida.




¡No olvidéis invitar a los vuestros a  pasar a leer y recoger su billete!


 ¡FELIZ VIAJE, OS ESPERO A LA VUELTA!