martes, 21 de enero de 2014

¿Qué Camiseta te vas a poner?

Todos los días cuando abrimos los ojos y decidimos levantarnos, lo hacemos por inercia y por costumbre, nos dejamos llevar por el día a día y así sucesivamente.


Si nos levantamos con los propósitos ya definidos, con la ilusión de alcanzar un objetivo, con el deseo de cambiar algo, modificar un modo de actuación, si nos levantamos con la idea de mejorar cada día, seguramente lo conseguiremos todo y todos.






Para ello hay que tener propósito, hay que parar a pensar y hacer un análisis de la situación, solo así podemos mejorar, solo así seremos conscientes de lo que nos queda aún por progresar. Ahora cuando me levante he decidir con que camiseta me voy a vestir. Cómo voy a salir de casa vestido, cómo me voy a enfrentar al mundo y cómo voy a defender a muerte mi camiseta.


Quizás no podamos vestirnos con las camisetas más caras y más “fashion” pero lo que sí está claro es que siempre podré elegir que camiseta ponerme de las que yo tengo. Aquí viene el gran dilema ¿qué camiseta te pones? Hay quien se pone la de triste, otros la de víctima, hay muchos que se ponen la negativa para todo, luego están los que se ponen la camiseta envidiosa, por la gran demanda de éstas parece que no hay más pero ¿cuántas camisetas tengo para elegir?


Existen muchos modelos  y somos nosotros los que elegimos que camiseta nos ponemos desde que nos levantamos. Está claro que debo ponerme la camiseta más idónea para combatir ahí fuera y si puede ser, que sea la camiseta que marque la diferencia para no ser como los demás (eso es fácil con elegir una camiseta de positividad y alegría)


En Sport Coaching siempre les pongo este ejemplo: Cuando el jugador de un equipo se pone una camiseta, lo normal es que el jugador lo dé todo por ella, se siente identificado y lucha con toda su energía para defender la camiseta y el escudo al que representa. La ventaja que tenéis es que sois un equipo y en conjunto lucháis por un mismo objetivo. Sé fiel a tu camiseta y ésta te dará su fuerza.                                                                             



En Executive Coaching hay un ejemplo paralelo en redes de ventas: ¿qué camiseta te pones para vender? Cuando salís a la venta debéis ir preparados para la maniobra y para eso uno se pone la camiseta de ganador, de vencedor, de profesional, se pone la camiseta del número 1 porque así se ha de sentir para ejecutar su trabajo. Solo si te vistes con la camiseta adecuada saldrás dispuesto a traer la venta a casa.


Y después de esto pues claro, digo que no hay diferencia para la vida personal de cada uno. ¿Qué camiseta te pones? Es la pregunta para sacar conclusiones claras al respecto, como ya dije en un post hace tiempo Motivación ¡Yo soy mi Motivación! El mejor motivador es uno mismo y para ello hay que elegir la camiseta correcta. Elige que camiseta ponerte cuando te levantes y tu día será cuando menos satisfactorio, puedes elegir camisetas, las tienes de fuerza, de alegría, de positividad, de coraje, existen incluso las camisetas de bondad, de simpatía, de humanidad, de ayuda, hay también camisetas de sonrisas, de apoyo, hay camisetas personalizadas con el nombre de cada uno pero están muy agotadas, son  camisetas de ego y se usa mucho, elige entre las anteriores así marcarás la diferencia con el resto. Y por lo menos hagas lo que hagas lo harás con la camiseta correcta.


“La vida es una ensalada que tienes que aliñar con los ingredientes más ricos que tienes en tu corazón”



                ¿Qué Camiseta te pones?