jueves, 30 de enero de 2014

¿Cuánto te Mide?

Hoy me encuentro con ganas de jugar, con ganas de mover, de trasmitir e incluso con ganas de que me leáis, hasta incluso tengo ganas de interactuar con vosotros. ¿Qué os parece?



Es fantástico pensar así y más aún sentirlo. La realidad es que estoy escribiendo con una sonrisa dibujada en la cara, los ojos se encarcelan en la pantalla divisando lo que ven y alumbrado el camino de lo que llega. Es fácil escribir así, todo lo que ves es arco iris de colores, de simpatía, de bondad, de alegría y hasta de ganas de soñar.
La verdad sea dicha, hoy no puedo por más que quiera que escribir cosas bonitas, sensaciones lindas, momentos excepcionales, situaciones simpáticas y hasta ratos de coloquio con síntomas de risoterapia. Así es muy fácil de verdad, es tan sencillo escribir que me deslizo suavemente por mi mente para describir mis sensaciones y las comparto de forma libre con todos vosotros.



Este post es diferente porque hablo desde dentro de los sentimientos, de cómo me encuentro y os aseguro que es muy bonito poder hacerlo, todos alguna vez debemos querer tener esta sensación, porque te llena, porque te cubre con un manto angelical el alma, te sientes el superhéroe con el que soñabas de pequeño, eres como aquel ídolo que siempre has tenido y siempre recuerdas en momentos difíciles con una sonrisa y una templanza que te daba esa tranquilidad de que al final todo va a salir bien.
Y claro que sí, si quieres puedes, es cuestión de la actitud llevada al camino positivo y de la fuerza voluntad llevada a la total y constante entrega, así es cómo sobrevivimos a los efectos efímeros de la vida que nos pone batallas sin más para que podamos crecer si cabe un poquito más.


A estas alturas del post, estaréis pensando dos cosas
1) ¿Qué le pasa a éste que tan contento está?

2) ¿Cuánto me mide? ¿el qué? 

Y claro yo sigo sonriendo, reconozco que ahora con una pequeña carcajada pícara pero con gesto de entender vuestra postura.


¡Os lo cuento! Empiezo al revés y os digo, quiero saber cuánto os mide la capacidad de ser positivos, cuánto os mide en tiempo lo que utilizáis a trasformar lo negativo en positivo, cuánto os mide la capacidad de asumir que sois los mejores de vosotros mismos, en definitiva cuánto os mide el querer ser lo mejor que podáis a cada instante.


Y yo pregunto, a ti, sí a ti que estás leyendo:

 ¿Cuánto te mide querer ser feliz?


Y para terminar os contesto a la primera pregunta que os hacíais, pasar no me pasa nada, no tengo ninguna noticia especial ni tan siquiera me ha tocado la lotería, más bien es que solo quería escribir en positivo porque se puede, quería demostrar tan solo, que podemos escribir y trasmitir cuando queramos en positivo, tiene el mismo coste que al contrario pero tiene una satisfacción increíble y crea un bienestar social que hace que te sientas espectacular.






Tan solo por cambiar el concepto, por elegir mi actitud y por plasmar una serie de palabras escritas, todas y cada una con un reflejo en la pantalla de mi sonrisa. Solo quería que por un momento todo fuera buena sintonía.