martes, 4 de febrero de 2014

¡Confía Siempre!

La confianza es la que marca la diferencia en la mayoría de nuestros días, tanta si estamos en positivo como si es en negativo. Realmente si le prestamos atención a la confianza podemos cambiar muchas circunstancias y momentos.





Es cierto que cuando nos encontramos en una espiral positiva, parece que todo nos salen bien y a poco esfuerzo, es más, parece que no nos cuesta y que no lo valoramos lo suficiente, es ese momento de pensar: ¡qué suerte tengo! Es más fácil pensar eso que pararnos y pensar que el resultado de nuestra suerte también tiene que ver con la confianza que tenemos en nosotros mismos y eso es lo que trasmitimos. Cuando somos poseedores de una confianza total en nosotros mismos somos capaces de ahuyentar de forma unánime la gran mayoría de nuestros miedos y prejuicios que a menudo nos acompañan. Tan solo es cuestión de confianza y que somos nosotros mismos tenemos el poder de elegir en todo momento.


“Cuando confío en ti y lo trasmites, el mundo también lo hace, confía en ti”


En el lado opuesto nos encontramos con más de lo mismo pero viceversa, nos encontramos en la parte negativa y por supuesto la confianza desaparece automáticamente. Podemos quejarnos, esperar, desesperar y desear que venga una fuerza divina y externa y nos haga inmortales a los problemas. Siempre nos queda decir eso de: ¡qué mala suerte! Pero no es así, es todo mental, cuando estamos en versión negativa no nos paramos a cambiar el ritmo ni a cambiar el proceso en el que estamos, somos animales de corrientes, nos dejamos llevar por las circunstancias y a llorar. Cuando perdemos la confianza todo se vuelve en contra, todo empieza a pesar y a hacerse muy duro de llevar. Precisamente en ese momento es cuando debemos hacer un parón y empezar a ordenar mi conducta y mi disposición a cambiar la racha.


¿Cómo? ¡Pues así! El ser humano cuando está en una nube de confianza se ve capaz de enfrentarse a cualquier situación, es momento de poder trasladarnos a ese estado de confianza plena para salir adelante. Lo difícil de esta trama reside en la capacidad mental para aceptar que es posible, una vez asumida todo es muy llevadero.


El proceso se puede llevar a cabo facilitando a la cabeza un momento duro del pasado dónde nunca pensaste que podrías salir y sin embargo, lo superaste con creces. Es momento de pensar que si pude antes puedo ahora y podré luego.


Cuando el ser humano es capaz de conducir su momento y asumir que tenemos la misma magia en cualquiera de las circunstancias que se nos presenten, será capaz de trasformar y convertir momentos duros y traviesos en escenas y circunstancias llevaderas para terminar en una victoria en ese combate.

¡Recuerda que una vez conseguido pensarás que no era para tanto!


La confianza está en nosotros y somos los únicos responsables de permitir que no nos la minen ni nos la trastoquen, si mantenemos nuestra confianza en nosotros todo se dirigirá por un camino de auto-control que hará de tu dirección una senda elegida por ti hacia el éxito de superación y consecución.


“La confianza en ti mismo marca la seguridad con la que te ven”





¿Esperas a la opinión de los demás para confiar en ti? ¡Piénsalo!