martes, 10 de noviembre de 2015

Recursos Humanos (1)


Grandes palabras que identifican uno de los departamentos más importantes que toda empresa debe tener para seguir elaborando una línea de continuidad laboral progresiva. Hago una reflexión gracias a este departamento, si todas las empresas tienen un departamento como éste para gestionar la viabilidad empresarial a través  del capital humano ¿Por qué no lo usamos cada uno de nosotros para nuestro día a día?



Me pongo a pensar  tras ver el movimiento de las redes y  el número de profesionales que se dedican a este sector, veo que es uno de los sectores con más presencia entre nosotros, es lógico, todo pasa por este área para que las empresas vayan “in crescendo”. Si esto lo aplicamos a nosotros en nuestras vidas, seguramente consigamos varias acciones que puedan determinar una mejora consistente cualitativamente.



Lo primero es analizarnos, ver qué es lo que tenemos que mejorar y lo que tenemos que explotar para elevarlo a la máxima potencia. Una vez realizado este pequeño examen de conciencia, vamos a dar un paseo por nuestro interior emocional, así podemos comprobar que necesidades tenemos y dónde debemos buscar para localizar estas mejoras, en dicho paseo también vamos a comprobar todo cuanto nos afecta, así podemos desechar lo que nos estorba, molesta y sobra (recuerdos, personas, situaciones, circunstancias, etc…). De esta forma generamos un espacio que se va a convertir en vital para empezar a rellenar con nuevas adquisiciones positivas.




En nuestro  departamento de Recursos Humanos trabajamos nuestra particular área de despidos y contratación, vamos a analizar aquellas personas que forman parte de nuestro círculo y que lejos de estar por sentimientos o afecto, siguen dentro ejerciendo su labor de “mochila tóxica” a la cual hay que darle su finiquito y actuar con temple para ejercer su despido ya sea procedente o improcedente (se aconseja procedente en todo caso), una vez finalizado el proceso de evacuación pasamos al proceso de selección en el que vamos a detallar previamente los requisitos necesarios para ocupar un puesto en nuestra empresa (vida).



Una vez constituidos los requisitos y la búsqueda de candidat@s para nuestro nuevo proyecto, tenemos que llegar al periodo de formación dónde aplicaremos una detallada información necesaria para los nuevos inquilinos de nuestro hábitat en el que se les enseña a convivir en nuestra empresa (respeto, valores, cariño, sonrisas, comprensión, educación, amor, etc…)



Una vez concluido dicho proceso de formación se les informa que durante un periodo largo (a determinar por cada cual) están bajo un periodo de prueba en el que se puede revocar la contratación del mismo. Dicho contrato es  prorrogable en función de sus aptitudes y comportamiento durante todo el proceso de forma anual.


Finalizado el proceso de incorporación a la plantilla se debe hacer un análisis mensual de los resultados aportados por los nuevos miembros del círculo.
Así es como funciona un departamento de Recursos Humanos para todo tipo de empresas (externas e internas).



“Tu calidad de vida depende de ti, usa tu propio Recurso ya que eres Humano”